El PaisPortada

Roberto Fulcar “a nombre de la revolución educativa se hicieron grandes negocios”

Revela que hay escuelas levantadas en comunidades no habitadas, porque había que beneficiar a alguien.

Santo Domingo.- El ministro de Educación considera que las acciones enmarcadas en el nuevo modelo educativo implementado en el contexto de la covid-19 se traducirán en una transformación cualitativa, cuantitativa y social en el proceso de enseñanza en la República Dominicana.

“De manera que lo que estamos haciendo es una transformación que en pocos años va a comenzar a dar frutos”, asegura con entusiasmo. El maestro Roberto Fulcar es cauto al emplear el término “revolución” en la educación, ya que, desde su punto de vista, el concepto ha sido relajado.

“Yo he visto que en nombre de una cosa que le llamaron revolución educativa se hizo lo que se está viendo ahora, que el covid ha desnudado, como miles de planteles en este país no tienen agua, no tienen energía eléctrica, ni internet. Nos encontramos que casi la mitad de la planta docente del país, no eran maestros nombrados, sino contratados, que no tienen seguridad social”, dice en entrevista especial para multimedios del Caribe.

Añade que “a nombre de la revolución educativa se hicieron tantas cosas que convirtieron el 4 por ciento en dos operaciones de negocios: uno de bienes raíces y otro de alimentación escolar”.

Asegura que en el país hay escuelas levantadas en comunidades no habitadas por personas, “porque había que comprarle un solar a alguien”. Deplora, además, que existan recintos escolares a medio hacer, porque su construcción se abandonó sin ninguna explicación.

El funcionario afirma que este tipo de acciones están documentadas para darlas a conocer a la población en el momento oportuno. “No hemos querido dedicar nuestras energías y tiempo simplemente en hacer la crítica de lo que pasó, pero no es porque no sabemos o no tenemos documentado todo lo que pasó”, sostiene.

Cerrando brechas

En la entrevista dirigida por el director de elCaribe, Osvaldo Santana, en la que participaron los ejecutivos del medio, Héctor Linares y Héctor Marte, el ministro destacó los esfuerzos que se realizan en su gestión en la implementación de una política de inclusión y oportunidad educativa.

Desde su óptica, el mérito más relevante del nuevo modelo educativo es haberse constituido en un vehículo para cerrar brechas sociales, que se encamina hacia la estandarización del nivel de calidad en el modelo de educación, sin importar si es ofrecida por el sector público o privado.

“Yo no tengo ninguna duda de que lo que estamos haciendo va a constituir una transformación cualitativa, cuantitativa y social de la educación en la República Dominicana. El hecho de que los mismos métodos de evaluación, de contenidos, el currículo y los mismos niveles de calidad de las clases y de la transmisión les estén llegando por igual a todos los estudiantes del país, es un salto en términos de cierre de brechas”, precisa.

Respecto a las acciones encaminadas a crear o mejorar las condiciones para el retorno gradual y voluntario a las aulas, dice que en la actualidad hay brigadas distribuidas por los 48 municipios donde se reanudará la presencialidad. Indicó que la meta es que al término de este año, no quede un solo plantel escolar sin electricidad de los más de 3 mil que dice encontró con esta limitación.

Compartir:

Related Articles