Opiniones

Escribe para venderte

Por Adelaida Martínez
Una vez llevamos a cabo, dentro de nuestra apretada agenda como periodista, una conferencia titulada “Escribe para vender”, la cual impartí en varias ocasiones al personal que se dedicaba a sustentar su vida, en términos económicos, a través del mundo de bienes raíces.

En qué radicaba la esencia del curso, pues en que no se puede asumir que solo con tener un buen lenguaje oral y corporal se puede triunfar en este mundo, y yo me iría más allá: en cualquier área el buen escribir dice mucho de nuestra calidad profesional.

Reflexioné con ellos que sí, que era valioso tener una buena dicción y capacidad de influencia a través de la palabra, pero que todo esto podía desmoronarse a la hora de intercambiar material escrito con faltas ortográficas.

Pero también durante esa experiencia resalté el inmenso valor que debían dar a la buena redaccción y al saber construir textos en tiempos en donde menos es más porque la gente anda tan aprisa.

Siempre resalto que las redes sociales han venido a revolucionar el mundo en términos de comunicación, pero también han llegado para dejarnos ver cómo muchos santos que adorábamos (intelectuales) caen ante nuestros ojos al percatarnos de su déficit ortográfico a través de sus redes sociales.

La buena ortografía nos puede dejar bien o mal parados no solo para conquistar un amor de nivel, también para conseguir un trabajo. Esto lo toman en cuenta en todos los trabajos, por eso mi llamado a que valoremos el cultivar hábitos que nos ayuden a mejorar y por qué no estar dentro de los buenos.

Si escribes mal y no te ocupas en trabajar al respecto, perderás mucho en escenarios que requieren calidad y nivel.

Son muchas las herramientas que nos ayudan a mejorar nuestra ortografía, la primera y esencial es LA LECTURA, pero lo penoso es que en el país no se incentiva la misma, ni siquiera en las escuelas. Crea un hábito de leer, consume lo que te guste para que puedas crecer en este sentido.

¿Que no te gusta leer? Eso se construye, saca media hora de tu día a día y así empieza a ir construyendo el hermoso hábito de la lectura: subraya, consulta, anota palabras nuevas y busca su significado… verás qué tesoro irás adquiriendo.

¡Gracias por leerme!

Compartir:

Related Articles