Opiniones

Con eficaces acciones en el 2021… a superar el legado del 2020

Por Juan López
Es vox populi el pesaroso legado del 2020 a la humanidad como consecuencia directa de la pandemia del coronavirus (COVID-19). Sus imprevistos e históricos efectos afectaron, en formas dramáticas, el modus vivendi de nuestro país (RD), lo cual se visibiliza a través de estos elocuentes acontecimientos:

No obstante el confinamiento, toques de queda y 286 días de cuarentenas a que está sometida la población, a la fecha, más 166 mil dominicanos fueron contagiados con la COVID-19, falleciendo unos 2,400. También atemorizó y afectó el comportamiento psico-social de la población.

La economía RD ha sido diezmada significativamente: La estabilidad macroeconómica se está deteriorando. El crecimiento del PIB se cayó en menos 7 %. Cientos de pequeñas y medianas empresas cerraron. El turismo se encuentra en su peor momento. Miles de empleos se están perdiendo.

El proceso enseñanza-aprendizaje presencial, en sus diversos niveles, fue sustituido por la educación a distancia y virtual, con múltiples limitaciones y obstáculos que afectan su rendimiento y calidad.

Las actividades deportivas, artísticas y socioculturales se paralizaron desde marzo del 2020, con negativas secuelas en el sano esparcimiento y la formación integral de la población, en especial de nuestros niños y jóvenes.

El quehacer político fue impactado por la COVID-19: Se modificó el calendario electoral, el proselitismo de los candidatos fue atípico, influyendo en los resultados de las votaciones.

Ese diagnóstico evidencia que el 2020, por los efectos de la COVID-19, dejó un pesaroso legado a la RD que estamos compelidos a superar con eficaces acciones durante este 2021. Para esos fines es menester:

Que la población acoja, disciplinadamente, el protocolo dispuesto por las autoridades sanitarias, usando mascarillas, conservando la distancia social y saliendo a realizar actividades imprescindibles.

En adición, el gobierno tiene que agilizar las gestiones para traer la vacuna y disponer, con anticipación, de la logística y procedimientos que garanticen que, lo antes posible, la mayoría sea vacunada.

Simultáneamente, el gobierno debe corregir las novatadas, las improvisaciones y el populismo que han caracterizado sus primeros meses de gestión.

La prioridad 1-A del gobierno debe estar direccionada a mantener la estabilidad macroeconómica, controlar la inflación, estimular las pequeñas y medianas empresas, inducir la creación de nuevas fuentes de empleos y fortalecer la seguridad ciudadana.

Que el consenso socio-político se imponga en los debates y firma del pacto eléctrico y para la reforma fiscal, colocando los intereses de la nación por encima de los intereses partidarios.

Continuar la lucha contra la impunidad sin circos ni espectáculos mediáticos. En la persecución contra supuestos actos de corrupción se respeten los derechos ciudadanos consagrados en la Constitución, cumpliendo con el debido proceso y reconociendo la presunción de inocencia de quienes fueren imputados.

Que el gobierno del PRM-Abinader importantice acciones que promuevan la unidad del pueblo dominicano, mediante la concertación con el liderazgo de los partidos políticos y de las organizaciones de la sociedad civil que promuevan la paz social y el bienestar de la población.

De esta forma, en el horizonte dominicano se vislumbrará un 2021 pletórico de optimismo, de positivas ejecutorias de gobernantes y gobernados para seguir avanzando en el proceso de construir una RD más unida, solidaria, próspera, moderna, disfrutando de equidad y justicia social.

De esta manera, el negativo legado del 2020 será sepultado y, a partir del 2021, el venturoso futuro volverá a sonreír, afianzando el orgullo y sentimiento de pertenencia del pueblo dominicano. ¡Qué así sea!

Compartir:

Related Articles

Check Also

Close