Opiniones

Panorama político que deja el 2020 al PLD y FP

Por Juan López
En nuestro país (RD) coincidieron, durante este 2020, dos importantes acontecimientos que trastocaron la cotidianidad de la sociedad: La terrible e histórica pandemia del coronavirus (COVID-19) y el desarrollo y resultados de las elecciones municipales, congresuales y presidenciales.

La COVID-19 afectó, en magnitud imprevisible todavía, la estabilidad macroeconómica, el crecimiento del PIB y la productividad nacional. Se convirtió en una tragedia para la salud física y mental con más de 154 mil personas contagiadas, más de 2,300 fallecidas, trastornos psicológicos y en el sueño de niños y adultos.

La COVID-19 también diezmó todas las actividades sociales, culturales y deportivas del pueblo. ¡Y sigue produciendo múltiples daños, aún incuantificables en todo el quehacer nacional.

En pleno auge de la COVID-19, en la RD fue necesario implementar tres procesos electorales, a los fines de cumplir con el mandato constitucional: Las municipales para el 16 de febrero, que en pleno desarrollo fueron suspendidas y pospuestas para el siguiente 15 de marzo; mientras que las congresuales y presidenciales programadas para el 17 de mayo, que se postergaron para el pasado 5 de julio.

Esos tres comicios produjeron significativos cambios en el panorama político RD, a partir de este 2020, cuyos principales legados son: a) Triunfo del PRMAbinader y aliados para formar un nuevo gobierno. b) Derrotas del PLD y aliados, de la Fuerza del Pueblo (FP) y aliados, y de otros partidos minoritarios.

Esas elecciones se convirtieron en un verdadero tsunami político que impactó con fuerzas en el PLD, PRD, PRSC y en el liderazgo político nacional, quedando jubilados, políticamente, varios líderes tradicionales.

La votación del PLD se redujo en más de 24%, ya que en las elecciones del 2016 alcanzó el histórico 61.74 %, mientras que en el 2020 se quedó con un 37. 46 %, (perdiendo 1,310,360 votos) por lo cual, el PLD fue desalojado de todos los poderes políticos que tenía disfrutando, ininterrumpidamente, durante 16 años.

La división del PLD, luego de los cuestionados resultados de las primarias abiertas del 6-10-2019, se identifica como la principal causante de la debacle política del peledeísmo, aun cuando diversos análisis adicionan múltiples errores políticos y conductuales de la cúpula del gobierno del expresidente Medina.

En este 2020, el PLD quedó fuera del poder ejecutivo (presidencia, vicepresidencia, 23 ministerios, y del control de las diversas direcciones e institutos gubernamentales. Perdió las mayorías en el Congreso Nacional (de 29 senadores solo tiene 3 y de 120 diputados ahora cuenta con 65 ¿?). En similar situación está a nivel municipal porque el PLD redujo en más de un 59 % su dominio en los gobiernos locales RD.

A esos resultados es válido agregar las decenas de miles de empleados públicos que perderán sus puestos, por lo cual lanzarán duras críticas al Comité Político y contra los principales exfuncionarios gubernamentales.

Al margen de diversos rumores y procesos judiciales que, por corrupción, podrían enfrentar algunos exfuncionarios de los gobiernos peledeistas, el PLD, en la actual coyuntura política, se encuentra en delicada coyuntura y una percepción creciente de repulsa popular.

Esa negativa percepción se visibiliza en los cuestionamientos sobre el entorno familiar del expresidente Medina y sus más cercanos colaboradores, algunos de los cuales ya recibieron medidas de coerción por supuestos actos de corrupción.

El horizonte político del PLD se vislumbra complejo e incierto por el trasiego continuo de dirigentes y militantes hacia la FP y por la merma en su liderazgo, en especial la imagen del expresidente Medina, cuyas últimas declaraciones públicas recibieron ácidas críticas a través de los medios de comunicación y redes sociales.

No obstante, los peledeistas cifran sus máximas esperanzas en la posible renovación de sus estructuras orgánicas, retomar su conexión con la sociedad, en particular con la clase media y la juventud, en el papel que desarrollaría en la oposición al gobierno y en los resultados de su IX Congreso Ordinario y del Congreso Elector a efectuarse en el 2021. Mientras tanto, el PLD y varios de sus líderes se encuentran en muy bajo perfil y en franca defensiva política.

La FP que lidera el expresidente Fernández no llenó las expectativas en las votaciones de las tres elecciones. La coalición de partidos que encabezó apenas alcanzó el 8.9 % de los votos.

Las perspectivas de crecimiento e influencia política de la FP están condicionadas a su capacidad para seguir conquistando peledeistas, al resultado de su “Primer Congreso Prof. Juan Bosch” y a las elecciones de sus autoridades en el 2021. También descansa en la experiencia y capacidad política de su liderazgo, en especial del expresidente Fernández, así como a la calidad de sus actividades opositoras que realice al gobierno del PRM-Abinader.

Las situaciones del triunfante PRM y de los derrotados PRD, PRSC, AP y de otros partidos minoritarios serán abordadas en la próxima entrega. ¡Espérela!

Compartir:

Related Articles