Opiniones

Cumbre por la Unidad y la Recuperación Nacional

Por Rafael Nino Féliz

Advertida la presencia en el país de la pandemia planetaria del Covid-19, Luis Abinader reaccionó como un líder responsable y con una clara visión de Estado, llamando al Gobierno de la República Dominicana y al liderazgo nacional a convocar una cumbre para enfrentar, junto con todos los sectores de la nación, la nueva situación que se nos presentaba. Era el momento de actuar como miembros del colectivo nacional ante la existencia del nuevo fenómeno que nos afectaba.

El Presidente y su partido apostaron a su propia estrategia. La realidad del virus, ya presente en el país, a su entender, había que aprovecharla políticamente para la campaña electoral, cuyas elecciones se celebrarían en los meses venideros. Luis apostaba a una concertación nacional de voluntades que enfrentara los efectos negativos que en todos los órdenes generaba dicha pandemia; el Presidente, por su lado, jugaba a una oportunidad para resolver el rompecabezas que le ha creado el no posicionamiento electoral de su candidato a la presidencia.

Todos los sectores de la vida nacional sintieron -y era lógico que así ocurriera- la necesidad de discutir la propuesta planteada en el mes de marzo por Luis Abinader, candidato presidencial del PRM y aliados, y puntero en todas las encuestas para ganar las próximas elecciones del 5 de julio. El Gobierno tomó una posición unilateral que menospreciaba la importancia de los esfuerzos articulados de todos los sectores del país, en una dirección que abordara a profundidad la nueva situación que, en lo nacional y lo internacional, creaba el nuevo coronavirus. La actitud del Gobierno lo condujo a su aislamiento de la sociedad, y su forma de manejar la situación de la crisis ha recibido la crítica de todos los sectores.

La Cumbre propuesta por Luis Abinader, después de un proceso sostenido de movilización, contactos, conversaciones, debates con

amplios sectores de la vida nacional, inició su celebración con gran éxito en al día de ayer; su desarrollo continuará durante el día de hoy y el de mañana, 21 de los corrientes. Se espera que los resultados de este importante evento puedan estar en las manos de los más amplios sectores de la sociedad para la toma de decisiones del liderazgo político, económico, religioso, académico, social, sindical, gremios profesionales, ambientalistas, entre otros sectores, en los diferentes ámbitos de la vida nacional. La situación de crisis sólo se puede enfrentar con la unidad de la mayor cantidad de actores de las fuerzas vivas de la nación.

Hemos analizado el amplio y bien diseñado documento que sirve de base a la discusión de la propuesta de la Cumbre por la Unidad y Recuperación Nacional, que se está llevando a cabo en nuestro país. Los temas contenidos en el programa son de suma importancia y están planificados con un enfoque integral que permite articular y cohesionar los ejes temáticos a discutir en dicho evento. El país necesita y espera los mejores resultados de esta gran actividad que beneficiará a toda la nación, sin distinción de clase ni de credo.

Compartir:

Related Articles